Viernes, 05 Junio 2020 17:39

Amplia Crítica Serie ¿ME OYES? (M'entends-tu?) Netflix: 3 chicas, 3 realidades y un sólo mundo en común. ¡NUEVO DOBLAJE DE NETFLIX!

Escrito por  Publicado en Críticas Series 2021-2022

Las náufragas de patrick declerck en versión canadiense


Llega a Netflix la versión doblada de la primera temporada de la serie canadiense "¿Me oyes?" ("M'entends tu?"), un relato sobre las dificultades de Ada (Florence Longpré), Fabiola (Mélissa Bédard) y Carolanne (Ève Landry). Tres chicas a las que une una amistad de largo recorrido en medio de la pobreza física y espiritual.

Ada asiste a una psicóloga para aprender a manejar la ira pues sus diversos y repetidos altercados han terminado por evidenciar un problema en la gestión de las emociones. Obligada a visitar semanalmente a Amélie (Sophie Desmarais), Ada se ve en la tesitura de comprometerse a realizar esta actividad y llegar a tiempo a la misma. Junto a Amélie aprenderá que llegar puntual es una muestra de respeto. La madre de Ada, Line (Marie-France Marcotte), alcohólica y prostituta, es incapaz de cuidar de su hija o de sí misma y, lamentablemente, Ada parece seguir los mismos pasos que su madre a pesar de criticar su falta de responsabilidad.

Fabiola frecuenta a Jean-Michel (Fayolle Jean Jr.), también empleado de "Burrito, burrito", el chiringuito de comida rápida donde ambos trabajan. Jean Michel es un cantamañanas que se ve a leguas pero Fabiola prefiere eso a nada. Visto desde fuera, tener un Jean-Mi chupador de sangre es peor que no tener nada. Con una abuela vegetal y una hermana, Valérie (Leïla Donabelle Kaze) drogadicta, Fabiola debe cuidar de su sobrina pequeña que, en repetidas ocasiones, es abandonada por su madre. El sueño de Fabiola es el de ingresar en alguna coral y ser cantante pero sus orígenes, negros y pobres, influyen negativamente en las audiciones.

Carolanne por su parte es extremadamente introvertida y su silencio ha ido en aumento durante el último mes. Ni Ada ni Fabiola saben el porqué pues Caro no suelta prenda. Con ráfagas de imágenes vemos que Keven (Victor Andres Turgeon-Trelles), su expareja, podría tener algo que ver en la repentina mudez de la chica. Con un padre alcohólico y una madre condescendiente, Carolanne parece seguir los pasos de su progenitor a pesar de recharzar su comportamiento. 

 

  

Crítica de serie ¿ME OYES? (M'entends-tu?) - CEC SERIES

Recuerdos y conflictos familiares se reparten equitativamente la memoria de los afectados en territorios bélicos e injustos. ¿Cómo perdonar a los responsables de nuestros mayores traumas? ¿Cómo salir de una espiral en la que hemos nacido y que determina nuestro futuro? ¿Es la sociedad realmente tan justa? ¿Ofrece segundas oportunidades a aquellos que no han dispuesto siquiera de la primera? ¿Cómo combatir el estigma de la pobreza? ¿Cómo educarse a uno mismo si no ha habido una base educativa sólida?

Que Ada sea vulgar está justificado, ¿Quién le ha enseñado a comportarse? Nadie. ¿Qué modelo de conducta ha tenido como ejemplo? El de su madre. ¿Y su madre? Probablemente el que le fue trasmitido por sus ausentes, maltratadores o inadecuados progenitores. 

Que Fabiola tenga enraízados los valores cristianos la hace más dócil y adaptable pero no por ello más feliz o válida. Víctima de constantes descalificaciones por su físico, ha finalmente aprendido a no reaccionar en contra pero el contenerse no implica que los comentarios nos fragüen.

Que Carolanne beba con desmesura no es soprendente, es el patrón familiar el que gana siempre terreno en el inconsciente. El uso de alcohol y otras sustancias como método rápido para olvidar es por todos conocido.

Desiciones difíciles a las que la vida nos enfrenta, amistad, amor y la imaginación única salvación del alma en un mundo que "suavemente mata".

Cortar por lo sano con la toxicidad es quizás la única posibilidad que se nos ofece ante una gangrena que se esparce, coloniza y va pudriendo los rincones todavía en vida que nos quedan.

¿Tiene la "escoria" humana la culpa de ser cómo es? En el libro "Les Naufragés: les clochards de Paris" se exponen las causas del desvío que animaliza a los hombres y los torna desperdicios visibles a nuestros ojos. "Los miserables" de Víctor Hugo relata otro tipo de impureza menos obvia, más dañina e igual de sucia: la del alma.

El filósofo y doctor en antropología belga Patrick Declerck siguió a la población de los vagabundos de París durante más de quince años y llegó a infiltrarse como uno más en las calles, las estaciones, los centros de alojamiento, la recepción y en el centro de atención hospitalaria de Nanterre. En esta maravillosa obra se exponen argumentadamente y apoyado con bibliografía y entrevistas a los mismos sin hogar las razones e intereses reales de mantener en la calle a un cierto número de personas.

Los parias de nuestra "suciedad" tienen su rol y razón de ser bien definidos. Nos codeamos con ellos todos los días. A menudo están borrachos y tienen problemas para mendigar, algunos se prostituyen. Huelen mal, gritan y asustan. Nuestros ojos se apartan. ¿Quiénes son estas personas marginadas con caras devastadas? ¡Qué bochorno! ¡Qué vergonzosa y desvergonzada conducta la de algunos!

Estos son los vagabundos, las capas bajas, los que pertenencen al último vagón en "Snowpiercer" (la película). Locos por la exclusión que sufren, desequilibrados por la pobreza, enajenados por el abuso de alcohol, por las enfermedades incuradas algunas ya incurables. Y VÍCTIMAS de la sociedad y de sus leyes. Perjudicados por el mercado laboral y sus limitaciones. Pero más allá de todo lo anterior, es la injusticia de la vida contra la que se rebelan.

Sirven de control social y cumplen religiosamente con su cometido. Al estar presentes en nuestra realidad, son la prueba fehaciente de la amenaza constante de que si uno NO cumple con las normas establecidas puede terminar como ellos. Son los máximos encargados de contribuir a sembrar el miedo y la preocupación entre los ciudadanos respetables. A la maquinaria del sistema le interesa mantener en la calle a unos pocos desgraciados. Cada historia tiene su reverso y su realidad.

A la pregunta anteriormente lanzada la respuesta es no. No tienen culpa al 100% de ser lo que son. Si uno tiene la desgracia de nacer entre los más desfavorecidos, difícilmente podrá librarse de esa lacra porque la marginalización se retroalimenta, como se puede ver en "¿Me Oyes?"

Estamos ante una serie desagradable que seguramente no será del gusto de aquellos que busquen entretemiento porque lo cierto es que, no entretiene. Su estética no está diseñada para agradar y, de alguna manera, el hilo argumental es tan escaso como las oportunidades de triunfar de estas tres chicas. 

Aplaudimos la iniciativa de Télé-Quebec pero en cuanto a serie, estamos casi seguro de que su visionado será ínfimo. No está doblada al español y ninguna de las tres historias tiene "punch". Sus caracteres femeninos están totalmente desprovistos de carisma, tan reales como la vida que llevan. Si tenemos  que criticar el producto en sí como lo que es, no llega al 5 pero lo que retrata es tan profundo y real como un reportaje y quizás este sea el problema. La empatía que se desarrolla con las protagonistas es nula porque "¿Me Oyes?" tiene el punto de frialdad de archivo documental que hará que muchos se alejen de ella.

¿Nos ha gustado? No especialmente por todo lo expuesto PERO aún y no agradarnos en su forma que transmite APARENTEMENTE poco fondo, requiere de la voluntad del espectador y las ganas de embarcarse en un debate consigo mismo o con el que tenga a mano.

Sí creemos que su formato la hace adecuada para un visionado escolar y posterior discusión y análisis sobre temas cívicos como lo son las adicciones de todo tipo (sexo, drogas, alcohol, comida, etc) el racismo, la obesidad, el respeto por uno mismo y por el prójimo, la prostitución, la transexualidad, la violencia de género, los embarazos indeseados, etc.

Y el que rasca y está dispuesto a analizarla se sorprenderá de lo mucho que esconden estos fotogramas de fachada vacía y contemplativa.

Comentarios (5)
  • Ali  - Desacuerdo
    Para nada de acuerdo con la crítica. Es dura de ver porque no hay nada de romanticisismo en las vidas de estás tres amigas, pero es increíble. A mí me.encanto y toda la empatia con estás amigas que se eligieron como familia. Lean con subtítulos que lo mejor que hay es ver las cosas en su lenguaje original.
  • Anónimo  - Crítica gilipollas
    Hay que ser paleto para criticar esta serie. Ya todos suponemos porque no te gusta la serie.
  • diana  - Totalmente en desacuerdo con la crítica
    Me parece excelente la serie . Que no generan empatía? Las adoré desde el primer capítulo . Me despertaron compasión. El recurso de utilizar el género comedia para visibilizar las duras realidades que padecen , me pareció de lo más inteligente. Super recomendable .
  • G  - ¿Piensan doblar esta serie?
    La pregunta del millón es si "Netflix España" tiene pensado doblar esta serie al español o la va a dejar en francés canadiense. El tema del doblaje en "Netflix España" ya es de juzgado de guardia, incluso hay una serie ("Le Chalet"), que tiene ¡doblaje alemán! pero español.
    P.D. Deberían incluirse como maltratadas las series que traen sólo en VOSE o que llegan con cualquier otro doblaje que no sea el de España.
    Saludos
  • G  - Corrección
    El tema del doblaje en "Netflix España" ya es de juzgado de guardia, incluso hay una serie ("Le Chalet"), que tiene ¡doblaje alemán! pero NO español.

Escribir comentario

  • Crítica de serie ¿ME OYES? (M'entends-tu?) Netflix
  • Crítica de serie ¿ME OYES? (M'entends-tu?) Netflix españa
  • Crítica de serie ¿ME OYES? (M'entends-tu?)
  • Crítica de ¿ME OYES? (M'entends-tu?) Netflix
  • Crítica de ¿ME OYES? (M'entends-tu?) Netflix españa
  • Crítica de ¿ME OYES? (M'entends-tu?)
  • serie ¿ME OYES?
  • ¿ME OYES? serie
  • ¿ME OYES? crítica
  • ¿ME OYES? crítica serie
  • ¿ME OYES? netflix
  • ¿ME OYES? crítica serie netflix
Publicidad
Publicidad

Ya somos más de 29.000 en Facebook: ¡Contenidos Exclusivos FB, Únete!

Últimos comentarios