Sábado, 03 Julio 2021 01:29

Crítica Serie TERRITORIO LOVECRAFT COUNTRY HBO: Peele, JJ Abrams y Lovecraft: controversia atroz en un mundo de monstruosidades y persecuciones.

Escrito por  Publicado en Críticas Series 2021-2022


 

Basada en la novela homónima de Matt Ruff de 2016 editada en España por Ediciones Destino, "Territorio Lovecraft" cuenta la historia de Atticus Freeman (Jonathan Majors), un veterano de Corea de vuelta a casa a causa de la desaparición de su padre, Montrose Freeman (Michael Kenneth Williams).

Para recabar más información sobre la volatilización repentina de Montrose, Atticus pasa primero por casa de sus tíos: George (Courtney B. Vance), editor de una guía de viajes seguros para negros en la América de los 50, e Hippolyta (Aunjanue Ellis). Su tío está a punto de embarcarse en uno de sus viajes por Estados Unidos para recabar información sobre aquellos estados por los que los negros pueden o no viajar seguros.

Atticus decide acompañarlo y a ambos se les une Letitia (Jurnee Smollett-Bell), una antigua amiga del barrio cuya presencia es indeseada por su hermana.

Todos emprenden el mismo viaje con objetivos muy distintos. El terror empieza a desencadenarse cuando varias logias de monstruosidades lovecraftianas aparecen de la nada haciendo confluir la finalidad de los tres personajes en su supervivencia.

CRÍTICA SERIE TERRITORIO LOVECRAFT - CEC SERIES

Ciencia ficción, racismo, engendros de todos los colores y altas dosis de acción... ¿A prioris? Muchos y no lo negamos. ¿Confianza? Nula, no es precisamente el estilo de serie que nos atrae. Sin embargo, tras los 50 primeros minutos de verdadera penitencia introductoria, damos las gracias al estallido de la actividad. 

Lo que sabemos de Matt Ruff es que originalmente concibió 'Territorio Lovecraft' como una serie de televisión. Sin embargo, en 2007, ninguno de los productores con los que mantuvo reuniones se interesó por el proyecto. Ruff tuvo que reimaginar la historia para convertirla en novela presentando cada capítulo como un episodio independiente. Ironías de la vida: pasa de ser un proyecto rechazado a codiciado, promocionado y muy esperado. 

En cuanto a Lovecraft se refiere, fue abiertamente un supremacista blanco proveniente de una distinguida familia de tradición burguesa lo cual marcó su personalidad elitista. Lovecraft no se relacionaba con clases inferiores a la suya. Se casó con la también escritora Sonia Green y se mudó a vivir a Nueva York donde se le hinchó la vena aria. Después del fracaso ¡Oh sorpresa! de su matrimonio, regresó a su Providence natal y vivió con sus tías hasta el final de sus días.

Al autor se lo considera un gran innovador y un genio de la literatura de terror. Es uno de los escritores más influyentes del género fantástico del siglo xx que contribuyó al legado de la humanidad aportando una mitología propia. 

Parte de la "agudeza" de la serie es la de aunar lo mejor y lo peor de Lovecraft. He aquí una muestra más de un personaje considerado genial cuya vida personal deja mucho que desear. Si además añadimos el hecho de que sus historias nos traen sin cuidado, Lovecraft es uno de los que pasó a la historia que se suma a nuestra lista de "personalidades históricas absolutamente prescindibles"

Si la imbecilidad de Lovecraft y de sus semejantes no hubiera existido nunca, no estaríamos discutiendo sobre la ir-relevancia de incluir el factor "racismo" como sazonador repetitivo y cansino que deja el mismo regusto en todos los platos. Por extensión, puede extrapolarse a los demás ismos que hubo, hay y habrá y que ocupan parte de los debates que no deberían ni siquiera serlo.

Igual que el intento por normalizar la homosexualidad embutiéndola a toda costa, el racismo se ha convertido en un "must". Como siempre decimos, son cuestiones que no deberían ni llegar a ser tendencia porque NO IMPORTA lo que uno haga de puertas para adentro mientras no dañe a nadie. De nula trascendencia, el ser humano tendría que asumirlos como parte de la riqueza en diversidad de la raza humana como lo son los diversos idiomas existentes, algo natural y punto. Si los debates existen no solo es porque en algún momento un interesado los engendró y tuvo sus seguidores sino porque siguen generando controversia. ¿Solución? Un cambio en la educación global. Y mientras escribimos sobre esto, estamos contribuyendo, paradójicamente, a aquello que no queremos. ¡Venga a hinchar el globo! Bueno, ya basta.

En cualquier caso y volviendo a la serie después de este dilema interno compartido, el primer episodio girando entorno a expresión de la represión y el ataque continuado a los negros nos ha aburrido soberanamente salvando los 10 últimos minutos que se presentan como los precursores de un género que tampoco es santo de nuestra devoción.

No obstante, la calidad de la filmación, la interpretación, y la producción es alta. No podemos calificar "territorio Lovecraft" de bodrio insufrible sino de entretenimiento que producirá la excitación de los amantes del género.


Publicidad
Publicidad

Últimos comentarios